lunes, 13 de agosto de 2007

Yo

llueve

llora la tarde en mi mano.....

y me uno a su llanto,

y el cuerpo me queda lánguido ...

el alma se moja con las lágrimas.

y.......sonrío.

He quedado limpia, serena,

la angustia se disipa

y me lleno de luz.

Y recorro el camino de mis venas

hacia mi centro.

Las penas se descaman de mi corazón

y me estreno ropajes de alegría.

Me brotan caricias

de las yemas de mis dedos,

y me expando.

plena,

total,

hasta tocar el cielo.

5 comentarios:

Gasper dijo...

Las lágrimas y las lluvias tienen el poder de limpiar, purificar, sanar...

No sé, pero yo prefiero la lluvia... por lo menos así sé que mis lágrimas podrán camuflarse y pasarán desapercibidas.

Muy lindo escrito, y encima con este clima de fondo...

Besos y buena semana

Bettina Perroni dijo...

Me alegra esa limpiaza interior que se exterioriza visualmente.

Las lágrimas fueron hechas para ese proceso... el cuerpo es sabio... y esa luz que sale de sus poros contagia, llena y hace bien.

Abrazos :)

Anónimo dijo...

Hermoso, tus palabras... el poder de la lluvia... de solo leerte me hace sentir feliz. Tanta vida vividas juntas y tenes tantas cosas por decir que nunca escuche.
Sos tan grande que cualquier cosa que intente decirte me queda chica.

Besos, te amo

Noelia

bastones blancos dijo...

No me voy a extraviar en frases hechas, y hacer poesía sobre tu poesía, creo que con la tuya basta, ni andar traicionando a las metáforas," por honestar una alabanza". Desde ya reflejado en algunas de tus cosas y tus actos. sigo atentamente sus publicaciones.
besos Bautista.

Franziska dijo...

Precioso poema y como dices, lleno de luz.